Consejos para charlas breves

Las charlas breves, aunque a primera vista no luzcan tan complicadas, ameritan de habilidad y soltura. Esto se debe a que día a día, nos vemos en la necesidad de interactuar con otras personas, haciendo que este tipo de conversaciones se conviertan en un recurso vital para socializar.

Si no eres muy bueno manteniendo conversaciones breves, te invitamos a dar un vistazo a los siguientes consejos para mantener charlas breves.

Aprende cómo iniciar la conversación

Una parte fundamental de cualquier charla, es la forma de empezarla. Por eso, algo que siempre funciona, es usar tu entorno o la situación en la que te encuentras para dar pie al diálogo. Puede ser algo tan trivial como preguntar sobre el clima, o cosas más específicas referentes a algún otro tema del que sepas que esa otra persona puede opinar.

Trata de escuchar más de lo que tú hablas

En caso de que desees generar una charla breve con una persona que no conoces, siempre resultará recomendable ser un buen oyente. Esto no significa ser introvertido, sino partir de preguntas abiertas para invitar a tu interlocutor a responder. Estas conversaciones, además de ayudarte a conocer a la persona, ayudan a que ambos entren en confianza.

Las preguntas abiertas

Tal como se explica en el punto anterior, hacer preguntas abiertas da pie a que tu compañero se sienta más cómodo y pueda hablar con mejor soltura. Por eso, utilízalas de forma eficaz y presta atención. Claro, no todas las preguntas deben ser abiertas, ya que podría resultar desgastante. No obstante, es un recurso útil a tener en cuenta.

Pregunta qué opina sobre ciertos temas

Pedir la opinión a otra persona, además de hacerle sentir importante, da pie a demostrar que estás interesado en saber cómo ve las cosas desde su perspectiva. Generalmente, esto resulta positivo en cualquier charla, por lo que debes tenerlo presente.

Aprovecha los temas en común

Una parte fundamental de cualquier relación, implica conocer aquellos temas en los que tienen una opinión similar. Por eso, es importante explorar aquellos tópicos que podrían gustar a ambos o en los que conservan una misma opinión. Estos van desde los pasatiempos, intereses, metas, equipos, etc.

Comparte tu opinión de forma respetuosa

Una vez que conozcas un poco a la otra persona, puedes tener más soltura para emitir tus opiniones. Por eso, siempre es importante que tengas claro que existen ciertas opiniones que pueden ser sensibles para los demás. Temas como la religión, la política o el sexo, son algunos bastante delicados, por lo que, si presumes que estos pueden ser temas divisorios, es mejor evitarlos.

Usa escenarios hipotéticos

Una forma de extender y enriquecer tus conversaciones breves, es realizando preguntas a través de escenarios hipotéticos. Una vez que están hablando sobre un tema particular, aprovecha la oportunidad y plantea preguntas a partir de estas situaciones posibles. Esto, además de ser atractivo, da pie a que la otra persona se emocione al hablar y lo haga con interés.

Deja un comentario