¿Cómo dejar de ser tímido o cohibido?

En caso de que te sientas cohibido o ansioso al estar frente a otras personas, entonces sufres de timidez. Aunque esto ocurre en muchas personas, no todos saben cómo superar este problema de forma efectiva, especialmente durante los años de juventud.

Por esta razón, si eres una de estas personas y quieres aprender cómo mejorar tus habilidades sociales y sentirte más cómodo frente a grupos de personas, entonces las siguientes recomendaciones pueden resultar beneficiosas para ti.

1.   Centra tus pensamientos en otras personas

No siempre debes pensar en ti, y es que cuando te enfocas en razonar sobre cómo te ven los demás, existen más posibilidades de que te sientas agobiado y nervioso. Frente a esta situación, es recomendable que observes a las otras personas, aprendas sobre ellas y en cómo conocerlas mejor. Si practicas esto en tu cabeza y a través de tus actos, tu timidez irá cesando de manera gradual.

2.   Deja de ser tan duro contigo mismo

Casi siempre nos juzgamos sin clemencia de manera interna, trayendo más consecuencias negativas que positivas a nuestra vida. Si detectas este tipo de actitudes en ti, es necesario que tomes el control y empieces a cuestionar si realmente tienes razón, o estás siendo demasiado duro contigo mismo. Recuerda que nadie es perfecto y que la percepción que tienes de ti mismo, no necesariamente ha de ser la misma que otros tengan de ti.

3.   No siempre te quedes callado

Aunque te de mucha vergüenza, recuerda que no superarás tu timidez estando todo el tiempo callado. Sal de tu zona de confort y habla, opina de vez en cuando. No importa si empiezas por comentarios genéricos o si llegas a pensar que tu opinión puede ser tonta, lo importante es expresarse. Con esto, poco a poco sentirás más confianza en ti y en tus posibilidades de hacer amigos.

4.   Acepta tus emociones en lugar de intentar luchar contra ellas

Luchar contra tus sentimientos puede resultar desgastante y desalentador. Por esta razón, lo mejor que puedes hacer es aceptar cómo te sientes en lugar de cambiarte a ti mismo. Conoce qué te hace sentir tímido y qué cosas crees que podrían hacerte sentir más cómodo. Una vez que lo sepas, da esos pequeños pasos que te permitan hablar con alguien más o sentirte a gusto dentro de un grupo de personas.

5.   No dejes que tu percepción se nuble

No dejes que tus experiencias negativas te mantengan siempre a la defensiva. Si temes a que te dañen o te incomoden, entonces tu noción de las cosas se verá afectada por tu predisposición. Recuerda que el mundo está lleno de todo tipo de gente, que hay personas buenas que no llegarán para juzgarte, sino en busca de un amigo. Entiende eso y sé amigable con quienes te rodean.

6.   Observa a las demás personas

Ser un observador social puede ser un ejercicio muy positivo. Ir a un centro comercial o cualquier lugar en el que puedas observar personas haciendo su vida diaria, puede ayudarte a ver que, después de todos, nadie es perfecto ni está constantemente juzgando. Una vez que entiendas esto, verás que tu timidez puede ser superada poco a poco.

7.   Pregúntale a los demás acerca de sus intereses

Si no te gusta ser el centro de atención cuando estás en una conversación, puedes enfocarte en ser un buen oyente. Esto ayudará a que los demás desvíen de ti su atención y se concentren en hablar de sus intereses. Así te sentirás menos presionado y, paralelamente, mejorarás tus relaciones sociales.

8.   Mide tu propio crecimiento

Aunque no sea sencillo, puedes medir tu propio crecimiento a partir de una autoevaluación. Ver cómo eras hace cierto tiempo y percibir tu crecimiento personal puede ser muy satisfactorio y positivo para continuar con tu camino en la superación de tu timidez.

9.   Pregúntale a otros sobre cómo se sienten

Cuando quieras hablar con otra persona y sientas que no existe feeling en la conversación, puedes probar a demostrar interés acerca de las necesidades y sentimientos de esa otra persona. Así, además de desviarte como el objetivo principal de la conversación, harás que tu interlocutor sienta tu interés por la conversación y, además, causarás un efecto positivo en cómo te observa esta persona.

10.    ¿Asistir a terapia?

Aunque a veces no sea fácil admitirlo, algunas veces la ansiedad o sentimientos negativos que causan la timidez, pueden ser sumamente perjudiciales para tu salud mental. Si crees que tu caso llega a tal extremo, puedes ir con un terapeuta que te ayude a explorar el origen de tu timidez y a sentirte mejor contigo mismo. Es algo totalmente normal y que le ocurre a muchas más personas de las que imaginas.

Deja un comentario