Como estar cómodo en silencio durante una conversación

En una conversación, no siempre debes ser tú quién lleve la responsabilidad de hablar. De hecho, la clave para tener una conversación amena, es saber en qué momento guardar silencio y hacer que esto no represente un momento incómodo.

Continúa leyendo y conoce algunos consejos sobre cómo hacer que los silencios en una conversación no se vuelan incómodos.

Aprende que cada silencio tiene un motivo

Sí, aunque no lo creas, los silencios en una conversación son importantes y tienen un motivo específico. Cuando ambas personas mantienen una conversación en la que ambos hablan de manera constante, el diálogo resulta desgastante. Por eso, debes entender que unos segundos de silencio son beneficiosos para formar vínculos o pensar mejores respuestas. Hay silencios que hacen que las personas se sientan cómodas y eso no tiene nada de malo.

Mantente relajado para que el silencio sea ameno

Si hablas con confianza y de forma tranquila, cada vez que se genere un silencio en la conversación, este se sentirá cómodo. Recuerda que no es necesario hablar con una confianza extraordinaria, y es que lo único que necesitas es tener una voz relajada, calmada y mantener expresiones faciales que demuestren que te sientes a gusto con la charla.

No es necesario forzar las palabras

Luego de un momento de silencio, no es necesario que rebusques las palabras para forzar a romper el silencio. Si te notas ansioso o demuestras que quieres romper el silencio, entonces tu conversación se notará tensa y ambos podrían llegar a sentirse incómodo. Demuestra que, para ti, el silencio es algo normal en una conversación, así que tenlo en mente en todo momento.

Entiende que nadie espera una respuesta mágica

Existen situaciones en las que la conversación amerita de una pausa para poder tener continuidad. Bien sea una pregunta que esté en el aire, o cuando se amerita de una opinión, recuerda que nadie espera que respondas de manera automática. Tómate el tiempo que necesites para pensar, usa tu silencio y no sientas que estás generando un ambiente incómodo por este motivo.

Las charlas breves suelen tener menos silencio

Si logras distinguir el tipo de charla que llevas en cualquier momento, sabrás cuánto silencio puede generarse de forma cómoda. Por ejemplo, las charlas breves suelen tener menos silencio, ya que las personas esperan que la conversación fluya sin mucha pérdida de tiempo. En cambio, una conversación profunda sí amerita de espacios para pensar y guardar silencio.

Los silencios no tienen nada de malo

Si no eres capaz de mantener una conversación fluida, no tienes por qué sentirte mal. Entiende que los silencios son normales y forman parte de una conversación natural y real. Es mejor un buen silencio, que un diálogo forzado que se note artificial y banal.

Espera unos segundos luego de que alguien hable

Un hábito muy bueno para normalizar los silencios en una conversación, es esperar unos cuantos segundos (3 o 4) después de que una persona deje de hablar. Cuando lo haces, das señal de que estás prestando atención a lo que te dicen, y, además trabajarás mejor tu respuesta antes de hablar.

Piensa antes de hablar

El hábito de pensar antes de hablar es fundamental para dar conversaciones interesantes y causar una buena impresión. Además de eso, mientras piensas tu respuesta, generas un silencio que los demás interpretarán como tu momento para responder algo de forma seria. Cabe decir también, que esto último es un signo de respeto que refleja que estás tomando enserio lo que te preguntan.

Detecta cuándo un silencio es señal de que la conversación debe terminar

El último tip a tener en cuenta, es saber cuándo un silencio se convierte en una seña de que la conversación debe ser terminada. En algunas ocasiones, si los silencios son muy prolongados y la conversación va perdiendo fuerza, puede significar que esa persona (o tú), ya no tienen interés de mantener el diálogo. Por eso, detecta estos signos y acepta cuando debes terminar una conversación.

Deja un comentario