Cómo hacer propósitos de fin de año y lograrlos

Una de las concesiones más importantes que puedes hacer para ti mismo, es planificar metas anuales y proponerte a cumplirlas. Es posible que esto no sea sencillo, especialmente cuando te planteas objetivos que pueden verse muy por encima de tus posibilidades.

No obstante, es posible crear planes objetivos y cumplirlos para seguir impulsando tu crecimiento y Desarrollo Personal. Dicho esto, a continuación, te guiamos a poder encaminar tus objetivos de forma realista y positiva para que, al final de este 2021, logres tus metas trazadas con éxito.

El proceso para hacer cambios personales

Las etapas de cualquier proceso de desarrollo personal son:

  • Desarrollar una visión y objetivos personales: establecer dónde quieres estar.
  • Planificar tu desarrollo personal: trabajar en lo que necesitas hacer para llegar a tu visión y objetivos.
  • Empezar a hacer cambios: hacer algo para avanzar hacia tus objetivos.
  • Reflexionar sobre tu aprendizaje: para ver lo que has logrado y lo que queda por hacer.
  • Revisando tu plan si es necesario: para reflejar tu progreso, e incluso los cambios en tu visión y objetivos como resultado de la realidad de hacer cambios.

Los propósitos de Año Nuevo son, efectivamente, simplemente una visión personal o metas: cómo te gustaría ser en el futuro. Por lo tanto, son sólo una parte del proceso de hacer cambios personales.

Este es el punto de partida, pero, por sí solos, no son suficientes. Por eso, debes enfocarte en mejorar tu desarrollo personal como individuo. Para eso, puedes darle un vistazo a la siguiente Guia: Pasos para mejorar tu desarrollo personal.

Consejos para poder lograr tus metas

Para seguir de cerca estos consejos de cómo cumplir tus metas de fin de año, proponemos el ejemplo de cómo establecerse una rutina de gimnasio al menos una vez a la semana por todo el año.

  • Concéntrate en los resultados: en realidad no quieres ir al gimnasio una vez a la semana. Quieres estar en forma y sentirte más saludable. Incluso podrías querer participar en un evento en particular: una carrera divertida, digamos, o una natación. Esto puede ser útil porque también establece un límite de tiempo y asegura que seguirás yendo. Por lo tanto, esto es mucho más motivador.
  • Haz lo preciso: vas a ir al gimnasio un día a la semana, pero ¿cuándo exactamente? Puede que descubra que es mejor o más fácil decir que va a hacerlo una mañana en particular, antes del trabajo, en lugar de sólo “una vez a la semana”; de lo contrario, es probable que llegue al viernes y descubra que no lo ha hecho. También encontrará que bloquear una mañana en particular es más fácil porque tanto usted como otras personas se acostumbrarán a ello y dejarán de intentar llenar ese espacio en su diario.
  • Sigue adelante: la clave para desarrollar un nuevo hábito es seguir adelante. Cuéntaselo a otras personas y haz que te animen a ti también. No se preocupe demasiado si no puede ir al gimnasio una semana, vaya la semana siguiente (o incluso, vaya dos veces la semana siguiente). La clave es seguir intentándolo, porque así se asegurará de que se convierta en un hábito. Si realmente te cuesta, intenta reservar una sesión con un entrenador personal, o concertar una cita con un amigo, porque es mucho más fácil hacer el tiempo cuando de otra manera vas a decepcionar a alguien.
  • Lleva un registro de los progresos: el uso de un rastreador de fitness puede ayudarte a ver lo lejos que has llegado, pero no es necesario. El simple hecho de ver lo que puedes hacer, o incluso cuántas semanas has logrado llegar al gimnasio, puede ser un muy buen rastreador de progreso.
  • Prémiate por tu éxito: ¡No te olvides de celebrar tu éxito!

Deja un comentario